SEGURIDAD

La cal hidratada o cal apagada tiene como característica natural la absorción de agua o humedad del ambiente, por ello genera resequedad en la piel; si no se tiene la debida protección.

 

Se debe considerar que todos los materiales de construcción en polvo (cemento, arena, yeso, etc.) tienen esta característica y el contacto prolongado con ellos también produce esta desagradable sensación de aspereza.

 

¿Cómo se puede rehidratar la piel?

Para rehidratar la piel, únicamente se debe lavar con suficiente agua después de terminar la jornada, de esta manera se eliminarán los residuos de cal. Si el efecto no desaparece se debe colocar un poco de crema para suavizar la piel.

 

Es importante decir que nunca se debe aplicar crema sin antes haber lavado la superficie afectada.

 

¿La cal es peligrosa?

Definitivamente la cal no es peligrosa, la cal hidratada es atóxica, es decir; no produce envenenamiento. Los riesgos que se corren son menores, sólo se deben considerar su alcalinidad y finura, ya que pueden propiciar algunos malestares al contacto con las mucosas o con las vías respiratorias. Todo riesgo desaparece al contar con la protección adecuada.

 

¿En qué consiste la protección que debe tenerse?

La protección recomendable es muy sencilla, consiste simplemente en usar ropa limpia, pantalones largos, botas, camisa de manga larga, guantes, mascarilla y lentes adecuados.

 

¿Cuáles son los efectos que se presentan debido al contacto prolongado y sin protección?

 

Piel: Irritación severa de piel y mucosas, deshidratación de la piel.

 

Ojos: Irritación severa de los ojos, lagrimeo intenso, posibles lesiones y ceguera.

 

Inhalación: Si es inhalada en forma de polvo; genera irritación en vías respiratorias, tos y estornudos.

 

Ingesta: Si se ingiere; genera dolor, vómito con sangrado, diarrea, desmayo y disminución en la presión sanguínea.

 

¿Qué se puede hacer en caso de tener contacto prolongado y sin protección?

 

Piel: Cepillar cuidadosa y gentilmente la superficie afectada para remover todos los restos de cal. Quitar la ropa con residuos de polvo. Rociar con agua tibia el área contaminada durante unos 15 ó 20 minutos.

 

Ojos: Lavar inmediatamente con agua tibia el o los ojos contaminado(s) durante 15 ó 20 minutos (usar solución salina de preferencia).

 

Inhalación: Retirar la fuente de polvo o caminar hacia un lugar ventilado.

 

Ingestión: Beber 300 ml (1º oz) de agua purificada, seguida por una solución de vinagre diluida (1 parte de vinagre, 2 partes de agua) o jugo de fruta para neutralizar el álcali. No inducir el vómito.

 

Consejos generales: Si persisten las molestias, consultar a un médico para todas las exposiciones a excepción de eventos de inhalación menor.

 


Foro de Construcción con Cal / www.foccal.org